Fracking; la fiebre del gas no convencional

Fractura hidraulica02

En 1956 el geofísico estadounidense Marion King Hubbert, anunció en el American Petroleum Institute que llegaría el día que la producción de petróleo en EEUU alcanzaría su punto máximo, y que luego ésta empezaría su declive. Durante la conferencia Hubbert se aventuró a concretar cuando tal fenómeno tendría lugar, y pronosticó que el cenit o pico del petróleo en EEUU (peak oil en inglés) se produciría entre 1965 y 1970. En aquel entonces, la comunidad de profesionales de la industria del petróleo le ridiculizó y rechazó sus estimaciones, pues el petróleo se concebía como un recurso inagotable a corto plazo. Pero apenas 15 años más tarde, en 1970, las estimaciones de Hubbert se cumplieron. Aquel año EEUU produjo la mayor cantidad de petróleo que jamás produciría. Desde aquel entonces la producción de petróleo estadounidense ha disminuido año tras año. Tan solo 40 años después, en 2009, la producción de petróleo en EEUU ya había bajado hasta al 55% de la producción conseguida en 1970.

Sin embargo, hace unos dos o tres años se dio a conocer una noticia que está revolucionando el mercado energético; EEUU dispone de grandes reservas de gas y petróleo no convencionales, y actualmente está aumentando la producción de estos combustibles, a la vez que está disminuyendo sus importaciones y su dependencia energética externa. En otras palabras, EEUU está viviendo de nuevo la fiebre del oro californiana de mediados del siglo 1800, solo que ésta vez se trata de gas y petróleo no convencionales almacenados en gigantescos yacimientos que ocupan gran parte del subsuelo del país, y que son explotados por grandes multinacionales petrolíferas.

¿Cómo comenzó todo?

Hace ya unos años EEUU popularizó una nueva técnica de extracción de gas y petróleo no convencional; la fracturación hidráulica, más conocida actualmente por el término inglés “Fracking”.Sus orígenes se remontan a la década de 1860, cuando se utilizaban líquidos explosivos como la nitroglicerina para estimular el flujo y la recuperación total de crudo de los pozos. A lo largo de los años la técnica se fue perfeccionando y los fluidos explosivos se fueron sustituyendo por fluidos ácidos y la aplicación de altas presiones para fracturar la roca.  En 1949 la empresa Halliburton Oil Well Cementing emitió una patente con una licencia exclusiva para el proceso de fracturación hidráulica, y no fue hasta 1968, cuando la patente expiró, que otras empresas empezaron a utilizar la fractura hidráulica en todo el país. La técnica ha ido evolucionando hasta ahora.

Hoy, la técnica del “Fracking”, consiste en perforar el subsuelo miles de metros hasta llegar al estrato geológico deseado, el estrato de los esquistos bituminosos, donde se almacena el gas. Llegados a este punto, la perforación continua en horizontal a lo largo de varios kilómetros recorriendo la capa de esquistos. La obtención del gas almacenado en el estrato geológico, se consigue inyectando ingentes cantidades de agua (millones de litros) a alta presión, mezclada con arena y centenares (hasta 600) de aditivos químicos, fracturando así la roca y liberando el combustible almacenado [Imagen.1]




Imagen 1: ¿Cómo funciona la fracturación hidráulica?

El “Fracking”  ha sido y está siendo una técnica muy juzgada debido principalmente a su gran impacto ambiental, y además también se le atribuyen riesgos para la salud humana.

En términos ambientales y de salud, existen riesgos de contaminación de los acuíferos, de ríos y del suelo, mediante posibles filtraciones de aditivos químicos y gas que viajan a través de la tubería de perforación. En EEUU se han documentado casos en que los residentes en áreas donde se lleva a cabo el “Fracking”, no pueden consumir el agua corriente, ya que ésta va cargada de gas y la prueba es que el agua del grifo se enciende con una cerilla.

Además, es una técnica que conlleva el despilfarro y contaminación de millones de litros de agua. El agua utilizada para la fracturación no sólo se contamina con los centenares de aditivos químicos que le añaden, si no que también puede contaminarse por metales pesados y elementos radioactivos naturales como el Radón, que se encuentran en los yacimientos de esquistos bituminosos.  Además, se cree que sólo se recupera entre un 15 y un 80%  del agua utilizada durante el proceso, de modo que  gran parte de ella queda dentro de la perforación, y la que se extrae, no se puede sanear en su totalidad, ya que las plantas de tratamiento no tienen capacidad suficiente para depurarla del todo.

Otro problema supuestamente relacionado al “Fracking”, son los movimientos sísmicos. En EEUU y en Inglaterra se han dado casos de aumento de sismicidad; aunque no se ha podido probar que sea debido a la práctica del “Fracking”, hay expertos que señalan que es la causa más probable.

A todo esto cabe añadir la contaminación atmosférica. Es cierto que el gas natural es el combustible fósil que libera menos CO2 durante su combustión, pero su principal componente es el gas metano (CH4) un gas de efecto invernadero 25 veces más potente que el CO2. El metano es liberado a la atmósfera en las múltiples fugas que se dan durante el proceso de extracción y distribución del combustible. La industria del gas asegura que la totalidad de pérdidas de metano no supera el 2%.  Sin embargo, un estudio llevado a cabo por la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) y la Universidad de Colorado, en Boulder, concluye que en el área de la cuenca Denver-Julesburg (EE.UU) las fugas son del 4%, sin incluir las pérdidas adicionales en el sistema de tuberías y distribución.

Por otro lado, existe también, el aumento de la contaminación atmosférica y acústica, debido al gran tráfico de camiones arriba y abajo, circulando por las carreteras que atraviesan tranquilas zonas rurales, liberando humo tóxico, cargado de CO2 y partículas nocivas para la salud, por los tubos de escape.

A pesar de que las empresas explotadoras de hidrocarburos (gas y petróleo) no convencionales se esfuerzen en elogiar las virtudes del “Fracking” (muchos puestos de trabajo, según dicen) y en maquillar sus riesgos para la salud y el medio ambiente; la relativamente reciente iniciativa de la explotación a gran escala de hidrocarburos mediante “Fracking”  en los países europeos ha generado una gran contestación social. Se han movilizado distintos sectores de la ciudadanía, desde grupos ecologistas, expertos, vecinos afectados por la supuesta implantación de explotaciones cerca de sus viviendas, hasta agricultores y ganaderos que se preocupan por sus campos y su ganado.

La fractura hidráulica es una técnica considerablemente extendida en EEUU, y se está popularizando en otros países, sobretodo en América del Sur donde la explotación de gas no convencional se vende como una gran oportunidad de “desarrollo”. Parece ser que la estrategia de expansión de YPF, la empresa parcialmente expropiada a Repsol por el gobierno argentino de Cristina Fernández de Kirchner, se basa en la explotación de los hidrocarburos no convencionales.

Frente a la gran movilización social que ha habido en contra del “Fracking”, algunos territorios han establecido moratorias hasta aprobar normas de control, como es el caso de las urbes americanas de Nueva York y Nueva Jersey. Otros como Francia, han prohibido la exploración y la explotación del gas de esquisto acogiéndose al principio de precaución de la Carta de Medio Ambiente de 2004. También se ha prohibido en Bulgaria, a raíz de la masiva protesta social.

En España, el gobierno da vía libre a la exploración de yacimientos de gas de esquisto y a su posible explotación mediante “Fracking”.Sin embargo el “Fracking”  ha sido prohibido en algunas comunidades autónomas, como Cantabria y Cataluña, y  el municipio del Valle de Mena, en Burgos, se declaró “libre de fracking”  debido a la falta de información y transparencia sobre las prospecciones que se llevaban a cabo en la zona.

Observando el panorama, una cosa sí está clara. Son muchos los intereses y las estrategias políticas y empresariales para hacerse con el mando del mercado energético global. En el contexto actual de crisis ecológica y cambio climático, es una temeridad,  apostar por una tecnología como el “Frackig” y seguir con la explotación de combustibles fósiles para saciar nuestras necesidades energéticas por otra parte, desproporcionadas.

El deseo de poder y de riqueza de multinacionales y políticos, parece ser que no tienen límite alguno, así pues, es nuestra responsabilidad, la de los ciudadanos de a pie, la de poner límites a este afán de riqueza y crecimiento desmesurado. Debemos denunciar y reivindicar un cambio político y social hacia la sostenibilidad y el uso responsable de los recursos naturales, apostando por las tecnologías limpias y renovables desarrolladas por la pequeña y mediana empresa que contribuye a la economía social.

Desde ifeel maps te invitamos a visitar nuestro directorio de Energías renovables, donde podrás encontrar empresas y cooperativas de producción de energía limpia, soluciones de autonomía energética para tu hogar y gestión de agua.

Bibliografía y recursos

Artículos:

Air sampling reveals high emissions from gas field – Nature International weekly journey of sciences. February 2012.

El Pico del Petróleo y el Destino de la Humanidad

Esquistos bituminosos (“Oil Shale”)

Geopolítica del fracking; Impactos y riesgos ambientales. Revista Nueva Sociedad Nº244. Abril 2013.

Hydraulic Fracturing: History of An Enduring Technology by Carl T. Montgomery and Michael B. Smith, NSI Technologies. and Hydraulic Fracturing: The Fuss, The Facts, The Future. by Robin Beckwith, JPT/JPT Online. JPT December 2010.

Stray Natural Gas Migration Associated with Oil and Gas Wells – Department of Environmental Protection. Bureau of Oil and Gas Management

Prensa:

La Generalitat no utilizará el fracking en Cataluña – Diario Público. Septiembre 2013

Petróleo de esquisto, el nuevo fenómeno energétco – BBC . Enero de 2013

Documentales:

La guerra del fracking de Pino Solanas – Documental situación energética en Argentina (Español)

Fracking Hell – Documental sobre el fracking en EEUU. (English)

Fracking Hell I – (Castellano)

Fracking Hell II (Castellano)

Reportaje de la cadena Cuatro sobre el Fracking en España (Castellano)

...................................................................................................................................................................................................................

Post en colaboración con Buscant Llavors  
blog comments powered by Disqus

© 2013 - 2017 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.